Los políticos mal concebidos son a la fiesta de los toros, como los “comunistas” a las democracias.

viernes, abril 06, 2018

MADRID. Firmado convenio de colaboración entre Plaza 1 y escuelas de tauromaquia


Las Escuelas de Tauromaquia de la Comunidad de Madrid de Colmenar Viejo, “Fundación El Juli” y Navas del Rey

En la firma han estado presentes los tres directores de cada una de las Escuelas, Carlos Aragón Cancela, Ignacio López Escobar y Mariano Aliaga, el gerente de Plaza 1, Nacho Lloret, y el director gerente del Centro de Asuntos Taurinos, Manuel Ángel Fernández

En la mañana del miércoles, en cumplimiento con lo previsto en el pliego de condiciones que rige el contrato de gestión del Servicio Público de explotación de la plaza de toros de Las Ventas y conforme a las directrices del Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid, se han firmado los convenios de colaboración entre la empresa adjudicataria, Plaza 1, y las Escuelas de Tauromaquia de la Comunidad de Madrid de Colmenar Viejo, “Fundación El Juli” y Navas del Rey.

Dicho convenio establece el reparto de una cuantía económica de 101.100 euros repartidos entre las tres escuelas citadas conforme a los criterios, totalmente objetivos, determinados por el consejo de administración del Centro de Asuntos Taurinos. En el citado convenio se incluye, además, el reparto de bravura de machos y hembras para tentaderos privados y clases prácticas de los alumnos de estas escuelas taurinas.  Fuente: www.novilladassin.com

MEXICO. Banderillero de Pablo Hermoso sufre percance


El subalterno   portugués José Francisco Serrano Franco “Grenho” resultó herido de consideración este miércoles mientras toreaba una vaca a las órdenes del rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza en el Rancho Joya, de San Miguel Allende (México). Grenho estaba colocando a la vaca cuando esta, en una embestida descompuesta, lo arrolló, saltando por encima del capote y golpeándole con violencia en el ojo derecho. 

Los primeros momentos fueron alarmantes porque la zona herida comenzó a sangrar fruto de unos pequeños cortes en el pómulo y el ojo apenas se veía por la hemorragia.

El banderillero fue trasladado al Hospital de la Santa Cruz de Querétaro, donde tras una primera inspección se procedió a intervenirle quirúrgicamente para detener la hemorragia interna del ojo y así poder hacer una valoración más exhaustiva.

 Grenho quedó ingresado en el citado hospital y esta misma mañana -por el pasado jueves- se le realizó una ecografía del ojo en la que se determinó que no existe desprendimiento de retina.

 Este sábado será intervenido de nuevo para terminar de limpiar la sangre del hueco ocular y así continuar con la recuperación. 

José Francisco Serrano es un banderillero fijo en la cuadrilla de Pablo Hermoso de Mendoza desde hace ocho temporadas y el accidente se produjo precisamente al día siguiente de cumplir sus treinta años como banderillero.

domingo, abril 01, 2018

KIKE Rosales, el que le dijo no a Venevisión


////El  amigo bueno  que labró  su huella entre los toros y el futbol 

///// El hombre que le dijo no  a Venevisión, para Rusia  2018:   Como si no me conocieran Venevisión pidió demón para ser narrador Mundial de Futbol Rusia 2018…  les dije que no…”
 
//////// Vacío grande deja “Kike” en la Radio merideña, sobre todo en Radio Activa 103.5 fm donde era parte del espacio taurino” Entre el hombre y el toro”. Este domingo el programa  -dos horas- será dedicado a su memoria... 

Freddy Ramírez “Garapuyo”. El espacio taurino de Entre el Hombre y El toro, de Radio Activa 103.5 fm de Mérida del Circuito Líder de Venezuela, el cual se trasmite todos los domingos entre las seis de la tarde y ocho de la noche, su productor Dr. José Eladio Quintero,  Eduardo Ravel (presentador),  Freddy Ramírez (comentarista) estamos tristes y con mucho pesar por el repentino  fallecimiento  de nuestro amigo, Kike Rosales, -con ese nombre le conocí- quien era parte protagónica del espacio taurino.

Fueron muchos los minutos y las horas que Kike con su  intelectualidad y el fácil verbo llevaba la pronta noticia, el análisis y las  reflexiones sobre el  mundo taurino; en el intercambio -tertulia por demás amena, interesante y entretenida- siempre estaba a flor de piel la situación país, sus criticas eran punzantes contra el régimen,  por supuesto que el toquecito corto  del futbol  no podía faltar, por cierto  en su última intervención, el domingo de Ramos, cuando se  refirió al equipo del  alma el Deportivo Táchira, Kike; con su habitual humor decía:  “El Táchira  no le gana ni a un equipo… risas… 

La media hora o más minutos  que duraba la tertulia con  “Kike”, se pasaban como nada. Hoy, -este domingo 01 de abril-, el espacio le estará dedicado gran parte del programa a esa voz de aquel hombre bueno que se fue, y se ha ido  preocupado por el país que está en una profunda crisis;   preocupado por las continuas  disputas entre empresarios taurinos venezolanos, por la falta de unidad entre los mismos;  por tanto novillero venezolano que no tienen en el país donde desarrollarse;  se fue preocupado Kike  por la venidera Feria de San Sebastián, que no se sabrá cómo se desarrollará, lo mismo con los toros de la Feria del  Sol de Mérida  –así no lo hizo saber en su última intervención en el programa taurino, “Entre el Hombre y el toro”-; también  se ha ido preocupado por algunos de sus  amigos que él apreciaba…

Preocupado Kike el pasado martes 27 de marzo  a eso de las nueve de la noche me llamó a través del hilo telefónico, la conversa fue larga, hablamos de toros,  por supuesto de futbol y otras “bobadas” en una de ellas Kike se refirió a su trabajo como narrador de futbol, “Mire Freddito”, -así me decía Kike- “hace poco recibí llamada de Venevisión, para estar en staf de narradores del   Mundial de Futbol  Rusia 2018, casi llegamos a un acuerdo, pero esa gente como sí  no me conocieran me pidieron  un demon y Freddy  hasta allí llegó  la negociación”…

Hay que decirlo  Kike Rosales  marchó contento por la floreciente camada de toreros venezolanos emergentes que ahora mismo hace vida fuera del país. Por supuesto que también hablamos de los amigos en común…

La despedida siempre era  igual, “Un abrazo freddito” ----igual Kike… 

Le recordaremos siempre Kike…

viernes, marzo 30, 2018

ENTREVISTA Kike Rosales: “Vine a la vida a no ser triste, ni a ser feliz; vine a vivirla”


Nota de la redacción: Hace cinco meses, en octubre de 2017, el estudiante de Comunicación Social de la ULA-Táchira Romain Caraballo hizo esta entrevista de personalidad al locutor Kike Rosales. Le correspondió en sorteo, como una práctica académica de la cátedra Periodismo Informativo del segundo año de la carrera. En el siguiente texto periodístico de Caraballo, Kike Rosales se define como un ser humano “perfectamente imperfecto”, un autodidacta, que vino a la vida a vivirla. Es un sentido homenaje para recordar al hombre de radio que, este Miércoles Santo, dejó inesperadamente el plano terrenal

Una niñez marcada entre jugar fútbol y su rebeldía por el estudio. Kike Rosales fue creciendo en una ciudad “donde sus calles eran libres y se podía jugar”. Vivió durante los primeros años de su infancia detrás del Hospital Central de San Cristóbal, en una casa grande donde ahora queda el Rotary Club. Creció junto a sus amigos como una fraternidad: jugaban fútbol, básquetbol, metras, béisbol, al escondite, y “nos caíamos a piña”. Tuvo una infancia que recuerda como “muy tranquila”

En esa parte de mi vida sentí por primera vez la envidia”, expresó el locutor. Vivía cerca de William Méndez (ex jugador del Deportivo Táchira), él jugaba bien básquet, béisbol y fútbol. “Me daba mucha bronca”, evoca. Y, en la actualidad, se lo ha dicho a Méndez: “El responsable de no haber sido el número 10 del Deportivo Táchira fue él”, bromea

Luego, sus padres Erasmo Rosales Avendaño, locutor y periodista, y su mamá Mirian Carvajal de Rosales, gerente de compras de Cadafe, decidieron mudarse por la avenida Carabobo frente al parque La Romera. “Allí también jugábamos en las calles”. Pero se dedicó más al fútbol y poco al estudio. “Me gradúe por libre escolaridad”, -cuenta entre risas-, “no me aceptaron en muchas instituciones por mi rebeldía”. Entonces, la idea de Kike era ser ganadero, contar cuentos o poder vivir de escribir, “cosa que nunca he hecho”

-¿Cómo hizo para iniciarse en la tauromaquia?

-Mi madre me llevaba a toros cuando era niño. Luego, cuando ella dejó de ir, se paraba afuera a escuchar las corridas de toros a don Antonio Aragón cuando no tenía para comprar la entrada. Mi padre fue presidente del Concejo Municipal de Ureña en el año 1973, y Julio Romero, quien organizaba la feria en los pueblos, montaba las plazas y toreaba. Un español muy querido, gran amigo. Yo lo vi vestirse de torero, aquello me pareció mágico.

Luego de haber hecho un programa de televisión con Federico Núñez y Víctor José López, “El Vito”, Rosales considera que para él “son lo máximo en la crónica taurina”.

Así cuenta su primera experiencia en la Plaza de Toros: “Un día don Gregorio González Lovera me dijo: ‘Debes estar pendiente porque Antonio Aragón está muy mal y yo sé que te gusta los toros’. Me pasaron al callejón, comencé a narrar y César Lara Motonete me dijo que don Antonio se había quedado ciego. De allí tuve que aprender cómo narrarle la corrida a un ciego”.

Después, comenzó a descubrir la magia de las corridas de toros, el entorno, la historias de los toreros que han muerto por herida de asta de toro. Tiene en una historia cultural un sinfín de leyendas. Rosales se aficionó.

Kike, el narrador de fútbol.

Otro de sus oficios es narrar fútbol. Sobre esto, cuenta este hecho curioso: “Fui invitado al programa ‘Deportivas Táchira’ por Jairo y Manolo Dávila. Yo hablaba mucho de fútbol, pero fui, no porque quería ser comentarista de fútbol, sino para entrar gratis al estadio. Y como venía la Copa Libertadores, pensé que así me llevaban gratis a otros países”. Pero esa vez, año 1985, suspendieron a la Federación Venezolana de Fútbol por la FIFA.

Por otra parte, comenta: “Soy un ser humano, por ende, tengo muchos errores”. Mantiene una excelente relación con sus exesposas y sus dos hijas -Vanessa y María-, relación de respeto, afecto y aprecio, tratando de ser buen amigo: “Creo que lo he logrado, a pesar de todos mis demonios internos, pero hay que enfrentarlos para poder superarlos”.

Cuando nació la segunda hija del locutor, cuenta que “fue muy gracioso porque el doctor me decía que tiene Síndrome de Down y no me la daba, hasta que me molesté y le dije: ‘Démela, ¿acaso la va a criar usted, o yo?’”. María vive con su mamá y es la bendición de toda la familia.

-¿Quién es Kike Rosales?

-Soy un autodidacta. La formación académica es muy importante, el saber leer y ser muy buen oyente, además siempre soy yo mismo, nunca he tratado de imitar a nadie. El interés de saber que yo vine a la vida a no ser triste, ni a ser feliz; vine a vivirla. Yo vine a superar los problemas que tengo y cómo me puedo reír hasta el punto de mearme de ellos. Yo entendí algo en la vida:

“nosotros vivimos de etiquetas, nos doctoramos, nos licenciamos, magíster o tantos títulos, y nos olvidamos del más importante: tratar de ser “señor”. El diario nos obliga a ser “señor”, por eso soy como dice mi hija mayor, Vanessa: “Mi papá es perfectamente imperfecto”.

Como una próxima meta, Kike Rosales quiere escribir un libro sobre tres hechos fundamentales en el Táchira: la Feria de San Sebastián hasta que se hizo la Plaza de Toros; el Mundial de Ciclismo, y cómo era el Deportivo Táchira antes del gol de Francovich de arco a arco. “Estoy investigando sobre estos temas” Tomado: www.lanacion.con.ve


lunes, marzo 19, 2018

VALENCIA. La belleza añeja de una mecida faena de Antonio Ferrera

El Venezolano J. E. Colombo cortó una oreja en el tercero con petición de otra oreja en el sexto y vuelta al ruedo.

ZABALA DE LA SERNA. El extremeño pierde la puerta grande por la espada con un notable toro de Victoriano del Río exageradamente premiado con la vuelta en el arrastre. El otrora llamado día grande de la feria de Fallas ha ido perdiendo fuerza y respaldo social en los últimos años. Los hábitos cambian. Ya no es fecha apetecible para las figuras.

Una vuelta a los 70. A restar vinieron la ausencia de Román en un cartel de marcado acento extremeño y un tiempo desapacible. Conclusión: la entrada más pobre de un 19 de marzo que uno recuerde en 25 temporadas.

La inclusión de Colombo hacía justicia a su sangre derramada en esta misma plaza días antes de su inalcanzada alternativa en Zaragoza -en Lima fue finalmente-, pero no arregló nada. El venezolano, precisamente, conquistó una oreja en el ecuador de tarde. Llovía con intensidad. Como arreó el toro de Victoriano del Río en banderillas. Del par al violín y al sesgo, voló el matador rehiletero en un volteretón espeluznante. De la caída a plomo se levantó dolorido e intacto. Apostó pos el arranque de péndulos. La bala silbó en su riñonada. La movilidad bravucona del basto toro desapareció en cuanto se sintió podido. Miró, midió y se marcó sus paradiñas. Resolutivo el debutante, que cobró un espadazo de inapelable. De ahí, el trofeo.

De la mano de Antonio Ferrera brotó el toreo. La cadencia del cuerpo mecido, el acompañamiento dormido, la expresión sentida. En las caras y hondas hechuras del toro que hacía cuarto en la escalera de Victoriano del Río habitaba la calidad. Ferrera lo bordó. Tan despacioso y abandonado. El torero pasodoble Concha flamenca y la lluvia serena ponían la banda sonora a aquella añeja manera de hacer. Un cambio de mano, esta o aquesta pincelada, el modo de irse, salir y entrar. La belleza.

Natural de Antonio Ferrera a su segundo toro. SCP
Cuando la embestida apagaba su llama atemperada siempre, Antonio Ferrera prolongó los medios pases hasta cuajar la última serie mayor. Los ayudados por alto, tan del viejo y llorado Manzanares, como todo, precedieron a las necias voces que exigieron el indulto. El veterano matador casi se lo creyó e intentó algo más sin respuesta. El aviso reclamó la espada. Que resbaló en un pinchazo y se hundió atravesada. Sin muerte. El descabello encasquillado -sonó el segundo recado- terminó de llevarse una faena de puerta grande. La presidencia se desnortó con el pañuelo azul. ¿Dónde estaba entonces para Economista de Alcurrucén o Rosito de Cuvillo? Antonio Ferrera, que no había hallado el brillo con el desgarbado bruto que estrenó la corrida, paseó una vuelta al ruedo con el aroma del triunfo serio.

A Ginés Marín lo zarandeó el liviano tercero, que ya se había vencido por el izquierdo en el hermoso saludo de verónicas. El capote sirvió de parapeto, y el quite de la media luna quedó inconcluso. Volvió Marín a la cara con descarado desparpajo para despedirse por chicuelinas. Ese descaro alegre siguió en la faena.

Cuando el toro se dio en su mano derecha con más movimiento que clase y cuando le costaba en su izquierda. El tempo lastrado ungió de lentitud los naturales que tiraban de la embestida. Las zapatillas de Ginés permanente firmes. Como la actitud. El acero le negó una recompensa mayor que la ovación.

Como sucedió ante el quinto de abierta testa. Otra historia. Su escaso viaje, el celo convertido en desentendimiento. El embarrado piso acrecentaba a estas alturas las dudas. No las del joven torero.

La arena ya era un lodazal. Colombo no arriesgó con los palos ante el sexto. Muy pronto se rajó el toro. Insistió la promesa de Venezuela en la persecución al hilo de las tablas. Deseos y recursos contra un muro. La petición surrealista no caló en el palco. Una vuelta al ruedo consoló su desatada ambición.

Ficha del festejo.
 
Plaza de Valencia. Lunes, 19 de marzo de 2018. Última de feria. Un tercio de entrada. Toros de Victoriano del Río, una escalera de desigualdades; notable el 4, premiado con la vuelta en el arrastre; sin humillar el desgarbado 1; con más movilidad que clase el liviano 2; bravucón y sin entrega el 3; desentendido y sin celo el 5; rajado el 6to.
.
Antonio Ferrera, de azul turquesa y oro. Estocada delantera (silencio). En el cuarto, pinchazo, estocada atravesada y cuatro descabellos. Dos avisos (vuelta al ruedo).

Ginés Marín, de gris perla y oro. Pinchazo, pinchazo hondo y tres descabellos. Aviso (saludos). En el quinto, media estocada y descabello (saludos).

Jesús E. Colombo, de blanco y oro. Espadazo (oreja). En el sexto, estocada desprendida. Aviso (petición y vuelta al ruedo)